Castilla y Léon

Ricobayo a fondo, un Gran Destino de Pesca

Ricobayo es una localidad del municipio de Muelas del Pan, como también lo son Villaflor y Cerezal de Aliste, situada en la comarca de Alba, en la provincia de Zamora, perteneciente a la comunidad autónoma de Castilla y León.

El embalse

El embalse de Ricobayo fue construido en el año 1934, tiene una superficie de 5.855 ha. El paraíso llamado Ricobayo, es impresionante para la pesca. Esta situado a menos de 1 km de la localidad de Ricobayo de Alba.

Alimentado por el río Esla, cuenta con una cuenca de 16.026 Km2, es un embalse muy largo, con multitud de reculas y abruptas orillas de granito, lugar ideal para el cobijo de las especies que lo habitan. El embalse de Ricobayo es prácticamente navegable en toda su extensión, unos 40 Km, hasta la desembocadura del río Esla a la altura del Puente de Quintos, por lo cual, lo convierte en un lugar idóneo para la práctica de la pesca desde embarcación.

Famoso también, por haberse realizado concursos de prestigio, como el encuentro Internacional Eurobass, el Latino del Bass y el Campeonato abierto de Lucio, todos ellos desde embarcación y los dos primeros, se han realizado en varias ocasiones, con motivo de la Semana Ibérica de la Caza y de la Pesca, realizada en Valladolid.

loading...

Si esta descripción es “superficial” del embalse de Ricobayo, esperen a la gran variedad y sobre todo al tamaño de las especies que lo habitan, como Lucios y Carpas de las llamadas de “dos cifras”, Barbos de gran tamaño y Black Bass nada despreciables.

Bajo estas aguas y con carácter general, predominan más las formaciones rocosas y los arenales que la vegetación, aunque esta tampoco escasea. Aún dando la sensación de poder ser un lugar con poca profundidad, nos encontramos con lugares que dependiendo de nivel hidrográfico del momento, puede llegar a 90 m. de profundidad, siendo lo habitual entre 30 y 40 metros.

Lucio en Ricobayo

Atendiendo a esta orografía nos encontramos especies como el Lucio, donde lo podemos encontrar cerca de la orillas, a la salida de reculas, escondido bajo troncos, raíces, rocas, vegetación y otros lugares que le ofrecen cobertura, como en los pilares de los puentes. En el embalse de Ricobayo el Lucio tiene su “suite”, ya que posee una buena calidad de agua para prosperar, nivel estable de las aguas, abundancia de peces pasto (Alburno) y vegetación, lo que hace que sus tamaños, en muchos casos, lleguen a sobrepasar los 10 Kg de peso.

Aunque popularmente tiene la fama de ser una pesca de invierno, la mejor época para pescar los grandes Lucios, es la primavera, cuando están preparándose para la freza y su movilidad aumenta en aguas menos profundas. Su alimentación es a base de otros peces, incluidos los de su propia especie, al igual que ranas y otros invertebrados.

Los señuelos para su captura, dado que es un depredador, se podría decir que son miles de peces artificiales y cucharillas principalmente. El cebo por excelencia es el pez vivo, pero hay que atender a la Ley de pesca de cada autonomía. Ante esta cantidad inmensa que se escapa a muchos pescadores, reivindicar la riqueza de nuestro lenguaje, para designar objetos y útiles de pesca. Para pescar no es necesario saber inglés.

Black Bass en Ricobayo

Otro de los inquilinos que habitan en Ricobayo, es el Black Bass, también denominado como Perca Americana o Lubina Negra. El hábitat para esta especie requiere en concreto de una buena cobertura vegetal sumergida, que le proporcione protección y alimento, sin descartar otros lugares como troncos sumergidos y rocas. Su apostadero se sitúa en playas pedregosas, lugares con cambios de vegetación y fondos escalonados, todos ellos protegidos por sombras.

Su alimentación es a base de otros peces, aunque también se alimenta de ranas, cangrejos, arañas e incluso de otros de su misma especie, si la necesidad lo requiere. La mejor época para pescar el Bass es de primavera a verano. Es una especie que se activa cuando la temperatura del agua aumenta, pero no hay que dejar de intentarlo en invierno, en contra de la creencia popular, ya que el gran Bass, aunque se encuentra en las profundidades, no puede dejar de alimentarse y proteger su territorio. En cuanto a los señuelos, al igual que en el caso del Lucio, son muchas las opciones e incluso más técnicas, por lo que sin entrar en muchos detalles, diremos que tanto los peces artificiales como los vinilos, son óptimos para la pesca de esta especie, siendo en el embalse de Ricobayo de un tamaño medio, llegando en muchos casos a más de 30 cm de longitud.

Ciprínidos en Ricobayo

Por último y no menos importante, nos encontramos a dos Ciprínidos, la Carpa y el Barbo, gladiadores de nuestras aguas.

Aunque en Ricobayo nos encontramos también con el Alburno, que no tiene especial interés, considerado especie invasora e introducido como “pez pasto” para otras especies, si tiene su importancia desde el punto de vista de la captura, a la hora de la iniciación de los “peques” de la familia. La gran cantidad que existen en estas aguas, junto con los equipos básicos que se necesitan para pescarlos, hace que este pez, “pique” a los futuros pescadores.

Otro Ciprínido que existe en este embalse, es la Tenca, muy apreciada gastronómicamente, pero escasa en su número y en lugares muy localizados.

Carpa en Ricobayo

En cuanto a la Carpa, tenemos la “real” o espejo, con pocas escamas y muy grandes, y la Carpacomún” con todo su cuerpo recubierto de escamas. Su hábitat se encuentra en aguas de curso lento o estancado, con temperaturas más o menos cálidas, son muy resistentes a la escasez de oxígeno. Su alimentación consiste en larvas de insectos, lombrices, plantas, algas y caracoles. Para ello suelen revolver el fondo en busca de alimento, donde las encontraremos a la hora de pescarlas. Aún pudiéndose pescar durante todo el año, la mejor época para su captura es a partir de la primavera, y sobre todo el verano, a primeras horas del día o al atardecer. Los cebos utilizados más comunes son, la lombriz de tierra, la patata, maíz, haba y trigo cocido, masillas, entre muchos otros.

La pesca de la Carpa, sea quizás, la que más cambios ha tenido en los últimos años, con respecto a la forma tradicional de pescarla, y sigue experimentando un continuo cambio, no solo en los cebos, sino que también y mucho, en las artes. Así, tenemos modalidades como la pesca a veleta, fondo, cuop, inglesa, boloñesa, mosca y por último la modalidad de carpfishing ( pesca de carpa ), orientado a la captura de grandes carpas. Aunque la Carpa, da la impresión de un pez tranquilo, una captura de gran tamaño, hace las delicias de cualquier pescador, experimentando sensaciones que con ningún otro tendrá, no por la especialización o técnica de dicha pesca, sino por la capacidad de lucha de este pez, que nunca se va a dar por vencido. En el embalse de Ricobayo hay multitud de lugares para este tipo de pesca y ejemplares de más de 10 kg, siendo pesos habituales los 3 Kg.

Barbo de Ricobayo

Por último, hablaremos del Barbo común, otro Ciprínido luchador en el agua. Aunque lo normal es encontrarlo en los ríos, también existe en los embalses y más en uno como el de Ricobayo, ya que el mismo cauce del río Esla es el causante de tal embalsamiento. El hábitat del Barbo está en lugares con vegetación sumergida, donde encuentran refugio y comida. Se alimentan principalmente de plantas y de pequeños peces, así como de cangrejos y pequeños moluscos. Los Barbos de embalse, igual que los de río, también les gustan las corrientes, por eso para su captura, debemos buscarlos en cualquier entrada de agua al embalse, ya sean regatos, arroyos, chorreras o río principal.

La mejor época para su captura es la primavera, sin olvidar que los resultados en otoño e invierno son muy buenos y no hay que dejar de tentarlos. En verano con el calor hay que buscarlos en mayores profundidades y en las primeras o últimas horas del día. En cuanto a los cebos, utilizaremos básicamente los mismos que para la carpa, así como todas sus artes, pero con algunas salvedades, ya que el Barbo también lo hace a pez artificial, dando excelentes resultados. Otros de los cebos estrella para el Barbo, es la ova en corrientes y el cangrejo, dando unos resultados espectaculares. Los Barbos que nos podemos encontrar en el embalse de Ricobayo rondan los 2 Kg de peso, siendo en muchos casos superiores.

Tanto la Carpa como el Barbo, por sus tamaños nunca se darán por vencidos, ante una inminente picada, utilizarán cualquier argucia para desclavarse, rozar el sedal sobre rocas, liarse en troncos y ramas sumergidos y huir a cualquier perdedero próximo, por lo que es importante fijarse en el lugar donde vamos a intentar su captura.

Tras esta pequeña exposición del PARAISO RICOBAYO, dada la variedad de especies que lo habitan, la espectacularidad de la gran superficie que ocupa y sobre todo, la cantidad y tamaño de estas especies, bien merece pasar unos días pescando en esta maravilla de lugar ya que es un gran destino de pesca.

Producto disponible en Amazon.es

Ricobayo a fondo, un Gran Destino de Pesca
Puntúa este post

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: